Reforma tu hogar y gana en salud

reforma-tu-casaUna reforma es una gran oportunidad para mejorar  la salubridad de tu hogar

No siempre nos es posible hacer una casa sana con materiales saludables basada en los conceptos de la bioconstrucción, si bien, en general, sí podremos modificar lo existente para conseguir una casa más saludable.

Cualquier tipo de reforma, por pequeña que sea, es una oportunidad para mejorar la salubridad de nuestros espacios y, en consecuencia, nuestra salud. Los elementos más cercanos de nuestro entorno (mobiliario y revestimientos de paredes, suelos y techos) son los que más nos influyen, junto con las instalaciones. Así que lo más efectivo es actuar sobre ellos.

Una alternativa de mejora sencilla es actuar sobre las pinturas de paredes y techos. Hay que considerar que las pinturas plásticas (incluso las ecológicas, aunque en menor medida) emiten sustancias tóxicas al ambiente. Cambiar la pintura plástica convencional por una pintura mineral (especialmente la de arcilla) es una gran mejora, ya que estas pinturas no generan ninguna emisión tóxica al ambiente. Si adicionalmente, en alguna de las paredes, podemos incorporar un revoco de arcilla (1-2cm), tendremos una mejora muy importante de la regulación de la humedad y una reducción de tóxicos en el ambiente interior, ya que la arcilla (como detallaremos en artículos posteriores) tiene una gran capacidad de regular la humedad y absorber sustancias tóxicas del ambiente. Además, en ambos casos conseguiremos un ambiente cálido y acogedor.

El cambio del mobiliario es otra alternativa sencilla de actuación, y muy importante a la hora de reducir los tóxicos ambientales. La mayoría del mobiliario que encontramos, está formado por materiales sintéticos y por tableros de aglomerado chapado o lacado. Los materiales sintéticos emiten tóxicos y generan cargas electrostáticas en el ambiente interior. Los tableros de aglomerado emiten gases tóxicos de las colas que usan en su fabricación (principalmente formaldehídos o isocinatos). La madera maciza tratada con productos naturales (aceites, ceras, tintes), las fibras naturales (sin tratamientos químicos) y el vidrio, son buenas alternativas a la hora de elegir los materiales que formarán nuestro mobiliario, para reducir las cargas electrostáticas y la carga tóxica en nuestro ambiente interior.

Otro factor importante, que afecta a la salubridad de los espacios, son los campos electromagnéticos artificiales que nosotros mismos creamos en nuestro entorno, así como las alteraciones de los campos magnéticos terrestres. Es muy recomendable hacer un estudio geobiológico de nuestra vivienda para detectar estas alteraciones y poner remedio a las mismas. Es conveniente prestar especial atención a la ubicación de nuestra cama, la cual debería estar en un “buen sitio”, libre de alteraciones del campo magnético terrestre, libre de campos electromagnéticos artificiales y libre también de elementos metálicos ferromagnéticos que puedan distorsionar y potenciar los campos magnéticos existentes.

La iluminación es otro aspecto importante sobre el que podemos actuar, de forma sencilla, para conseguir pequeñas mejoras. La mejor luz es la solar, por ello, siempre que podamos, intentaremos priorizar la luz natural. Hay estrategias de diseño y sistemas que nos permiten llevar la luz natural a todos los lugares que lo precisan. Respecto a la iluminación artificial, hay mucha oferta a la hora de elegir una luminaria. En algunos casos será importante priorizar el consumo, pero en otros deberemos priorizar la calidad de la luz y la emisión de los campos electromagnéticos. En zonas de estancia prolongada, es recomendable buscar luminarias con un buen índice de reproducción cromático. Las incandescentes halógenas, aunque no son las más eficientes, son una buena alternativa económica cuando priorizamos la calidad, ya que al generar altas temperaturas (por la incandescencia), reproducen mejor la fuente original de la luz solar. También el color de la luz, será importante en función del tipo de estancia y la hora en que hagamos uso, ya que la luz solar va cambiando de tonalidad, en función de la hora del día, para producirnos un tipo u otro de activación de nuestras hormonas (Cronobiología).

En función de la actuación que queramos afrontar, hay soluciones saludables para cada caso y con todo tipo de acabados y  estilos. En los artículos sucesivos las iremos explicando detalladamente, desarrollando cada uno de los factores principales que nos afectan.

Mejorar la salubridad de nuestra vivienda y nuestro espacio de trabajo es sencillo. No es necesario hacer demasiados cambios a la vez, cualquier pequeña mejora será positiva.

Te animo a que nos consultes tus dudas y nos hagas llegar tus sugerencias.

COMPARTIR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>